El objetivo de toda empresa es llegar a su público objetivo, esta tarea no es nunca fácil, pero tal y como nos explicó Daniel Viñuales en su entrevista, en el mundo del  cómic es aún más complicado. Cuando hablamos con Juan Royo nos contó que “el cómic está denostado por gran parte de la sociedad porque se piensa que o es Mortadelo y Filemón, o es para niños. No hay término medio”.

En la editorial de Daniel Viñuales han apostado por temas que resulten de interés para el público.

¿Y cómo lo consiguen?

Basando muchos de sus cómics en historias que la gente ya conoce. De esta manera, el público se siente atraído porque ya está familiarizado con la historia y quiere ver otra forma de contarla. “A la gente que no está acostumbrada a leer, la verdad es que el cómic le entra por los ojos. Además te puedes encontrar con verdaderas obras de arte” nos explicaba Daniel. Por ello, han realizado un cómic llamado “Saputo, que es una adaptación de la novela de Braulio Foz “Vida de Pedro Saputo”.

 

También tuvieron un gran éxito con el cómic “El último templario”, basado en la novela de José A. Adell “El último templario de Aragón”.

Esta estrategia les está funcionando muy bien ya que según nos contaba Daniel, la gente se acerca cada año a su puesto para ver las novedades. Su última apuesta es un cómic basado en la historia de los amantes de Teruel.

Esta es una vía para conseguir que la gente se aficione al cómic, ¿qué otras opciones se te ocurren? Cuéntanoslo

Daniel Viñuales  http://gpediciones.blogspot.com.es/ @GPediciones