Santiago Ríos es ingeniero de minas y tras jubilarse decidió dedicar su tiempo a lo que más le gustaba, pintar.

Pedro Pardos en su entrevista nos recomendó entrevistar a Santiago por su arte a la hora de expresar mediante dibujos lo que ocurre en los conciertos de música.

¿Cómo comienza tu interés por la pintura?

Siempre me han gustado mucho las artes plásticas y desde muy joven he seguido muchas exposiciones de pintura, sobre todo, de pintura moderna. Es algo que me gusta mucho. Lo que pasa es que por mis estudios, soy ingeniero de minas, me he dedicado a viajar mucho por el mundo en cuestiones de exploraciones mineras y no he dedicado tiempo a pintar. Al final, ya pasados los 50, por consejo de un amigo pintor, Virgilio Albiac, entré en el estudio Goya y empecé a dibujar. A partir de ahí he ido cultivando un poco todas las artes que he podido, sobre todo, el dibujo y la pintura. Antes había intentado pintar, pero me salió tan mal que abandoné enseguida.

¿Qué es lo que más te gusta pintar?

Yo trabajo mucho el paisaje, sobre todo la montaña del Pirineo, que he conocido desde muy pequeño porque soy montañero y esquiador y ahora ya con mis 70 años pues las excursiones van a menos y me dedico a tratar de mostrar esa grandiosidad que tiene el Pirineo, que no es fácil. Practico la figura humana con modelo vivo en el Estudio Goya. También me gusta mucho pintar en los viajes, cualquier cosa que me motiva, algún rasgo exótico, un mercado… eso siempre me tira mucho. Trato de volcar toda mi faceta como artista plástico. Y además me gusta mucho tratar de captar lo que los músicos hacen. Me gusta representar a los músicos en acción. Pienso que me viene de la afición al modelo vivo, es decir, cuando asisto a un concierto y veo a un modelo vivo  que está tocando música me pide el cuerpo dibujarlo.

¿Cómo se pinta en un concierto?

Pinto en los programas. Voy a un concierto y voy preparado con el material ¡Esa es mi cruz! Voy con un maletín y llevo ahí mi carpeta, llevo algún papel… pero normalmente en los conciertos de música clásica dibujo sobre el programa. Pinto con rotulador y con pluma y luego en casa los termino con acuarela. También algunos los dejo sin pintar. Después en conciertos de jazz, en los que tengo más espacio y me permite desplegar los cacillos con agua, pues ahí sí que empleo la acuarela directamente. Trato de hacer el dibujo completo y además, interpretando una de las piezas del concierto. Intento que cada pieza tenga su dibujo.

artinCom Santiago Rios expo viviendo la música

¿Y puedes disfrutar de la música y de la pintura?

Es una situación un tanto paradójica, es decir, si me fijo en el dibujo y no escucho la música no trabajo bien, veo que no estoy suelto. En cambio, si veo que la música me dice mucho y me emociona, el dibujo fluye con una rapidez que me encanta. Ese es el estatus que trato de lograr, lo que pasa es que a veces, no se consigue.

¿Qué relación has encontrado entre música y pintura después de tantos conciertos?

Las dos son motivaciones del espíritu humano que tratan de  componer algo que trascienda lo terrenal. Y en ese sentido, el tratar de representar la música es un objetivo inalcanzable, es un imposible. Las dos tienen que ver en cuanto a composición, en cuanto a colores, en cuanto a espacios, hay una correlación entre distintos componentes de ambos artes que es interesante. A mí me resulta gratificante escuchar algo que me motive e intentar de plasmarlo, ya te digo, un imposible.

¿Qué tipo de música te motiva más?

Me centro, sobre todo, en la música étnica, que sale de la tierra, del espíritu humano. Por ejemplo, el flamenco o el jazz que salen de esta mezcla de culturas, para mí son dos clases de música que me gustan mucho. La música clásica, lógicamente, también me gusta, pero quizás yo disfruto más con este tipo de música menos académica, que implica la improvisación, que tiene ritmo, que tiene un espíritu individual pero a la vez grupal, eso me motiva muchísimo, me cautiva. Y la música clásica, lógicamente, oír a Hendel con buenos coros y orquesta eso es sublime. Me gusta ir combinando.

¿Pintas para vender?

Más que por motivación económica, pinto por motivación. Trato de mejorar, es un reto. La pintura te condiciona tanto que, a veces, no te das cuenta de que el tiempo transcurre y ni de que hace frío o calor. Estás ahí enfrascado en lo tuyo…. siempre te supone romper una inercia. El primer paso es quizás el que más cuesta, pero luego lo que más cuesta es dejar esa actividad.

¿Cada cuánto sueles exponer?

No lo suelo planificar. Desde que empecé he hecho unas 15 exposiciones individuales, la penúltima ha sido en Washintong, aprovechando que tengo una hija viviendo ahí. Suelo exponer por temas, casi siempre he expuesto o paisajes de montaña o temas de música. A veces, los temas de música llevan parejo el abstracto porque, a veces, en función de la música escucho puedo hacer composiciones abstractas, primero en el concierto y luego a partir del escaneo y tratamiento en el ordenador, trato de colorear e incluso hay veces que lo mando imprimir en formatos más grandes. Luego trabajo también con óleo, con acuarela, con acrílico. Soy bastante inquieto, me gusta explorar todos los caminos, lo cual, a veces, no te deja centrarte en nada.

¿Qué proyectos tienes en mente?

Ahora lo que quisiera hacer es lo mismo que hago en los conciertos  pero en estudio, es decir, tratar de hacerlo en formato más grande y buscar ese camino, a partir de bocetos, tratar de hacer cuadros que reflejen mi estilo. Yo reconozco que la improvisación y el hacerlo in situ es lo que me va, pero antes era incapaz de hacer un paisaje entre cuatro paredes y ahora lo voy consiguiendo, supongo que con esto puede pasar lo mismo.

Santiago Ríoshttps://twitter.com/rios_santihttp://www.santirios.com/http://chordon.blogspot.com.es/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies